Una degustación especial con L’Ermita 2004

Una degustación especial con L’Ermita 2004

Jul 16, 2017

 

Cuenta la leyenda que Montepulciano fue fundada por el rey Porsenna. De orígenes etruscos y romanos, esta preciosa región, por la que lucharon en la Edad Media Florencia y Siena, es una comuna italiana de la Toscana, al sur de la provincia de Siena.

montepulciano 600

 

Caprichos del destino, nuestra historia comenzó a fraguarse allí, en las tierras del Vino Nobile, al amparo de una bodega forjada en roca, fiel testigo del paso de los siglos. En plena degustación de un Supertoscano, compartíamos impresiones con el dueño de la cantina. Relatábamos cómo nuestro grupo, formado por 7 personas -procedentes de Australia, EE.UU, Francia y España- recorríamos, cada 2 años, una zona vinícola del mundo, visitando sus bodegas más singulares y llevando a cabo numerosas degustaciones.

Susan y Paul, a quienes conocimos en el Castillo di Amorosa (Napa Valley, California), mostraban su interés en visitar España, quizás animados por las experiencias que les narraba sobre sus zonas vitivinícolas, conocidas y no tan conocidas, que entregaban unos vinos singulares y de notable calidad.

Solía destacar que en las dos últimas décadas se produjo un salto cualitativo cuyo resultado entrega algunos vinos que, en calidad objetiva, poco o nada tienen que envidiar a primeras espadas de Burdeos. El abolengo se paga, pero ese ya es un debate paralelo.

castillo-amorosa-california-600

 

En medio de una animada conversación, el bodeguero, de una conocida saga familiar local, se dirigió a los norteamericanos aseverando  “En España el vino es barato, se venden reservas por 10 € “. La ambigüedad de la frase, dejaba lugar a diferentes interpretaciones. Quizás fue para poner en valor los vinos italianos -sobrevalorados, poco intensos, con poca alma para mi gusto-, quizás para segmentar, de forma tendenciosa, el vino español y que lo asociasen a vinos económicos o, siendo asertivos, tal vez era una forma para destacar la relación calidad/precio. No obstante, no podíamos correr el riesgo.

Montepulciano

 

Defensor a ultranza del vino español y del intenso esfuerzo llevado a cabo estos años en el sector -tanto desde el punto de vista técnico y tecnológico, como en el nivel de profesionalización alcanzado en el campo de la enología- no podía pasar por alto esa hipotética afrenta hacia nuestro producto patrio.

Disculpe, refuté amablemente, en España se elaboran vinos con excelente relación calidad/precio y también vinos de talla mundial. Hay un apasionante mundo por descubrir más allá de lo conocido, de prejuicios y estigmatizaciones más basadas en “estrategias competitivas” que en calidad objetiva. Intensos, singulares y afrutados blancos de Rías Baixas, tintos de Toro, Navarra, Priorato, Rioja Alavesa e incluso algunos Mencías de El Bierzo, con potentes aromas a frutos silvestres. Destaqué los excelentes coupages de Tempranillo-Mazuelo- Graciano, e incluso interesantes Garnacha con Cabernet Sauvignon.

 

vinedos-rioja-el-gourmet-digital

Tras la apasionada disertación me percaté de lo que aquello significaba. Me había comprometido, inconscientemente, a ser el organizador de nuestro siguiente destino, España. Una gran responsabilidad y a la vez una oportunidad de seguir experimentando y aprendiendo en este mundo sin fin.

 

De vinos en España

Tras organizar numerosas degustaciones donde primaron diferentes tipologías y destacando relaciones calidad precio (ver artículo degustamos 8 vinos de excelente calidad precio), como broche final había que elegir un vino que demostrase mi tesis; la existencia de vinos españoles de talla mundial que poco o nada tenían que envidiar a reputados Chateaux. 

El criterio de selección debía entregar un vino singular, diferente, que nunca hubiesen probado y de una zona que no estuvise asociada a conocidas denominaciones de origen con elaboradas estrategias de marketing. Había que escapar de lo convencional, del caballo ganador, de esos vinos elaborados para satisfacer el segmento de consumidores muy exigentes, pero más basados en las formas que en el contenido. Un vino asociado a prestigio, pero con una historia detrás. Diferente y memorable.

El elegido fue L´ermita 2004, un vino tinto con DO Priorat elaborado a base de racimos de garnacha y cabernet sauvignon de 2004. Considerado un icono, es el vino más emblemático de Álvaro Palacios.

wine-glass-600x350

 

El Priorat

Fue el Priorat, conocida región vitivinícola, la elegida por Álvaro Palacios para elaborar en sus tierras de terrazas y licoreras, este reconocido vino.

Paradójicamente, al igual que otras zonas que en la actualidad están produciendo vinos de contrastada calidad, el Priorat arrastraba fama de vinos rústicos, de alta graduación y poco elegantes. Ya en el siglo XII, la región era conocida por sus vinos, alcanzando en el siglo XIX las 6.000 hectáreas de superficie del viñedo. Tras la llegada desde América, vía Burdeos, de la filoxera (pequeño y dañino insecto que arrasó viñedos por todo el mundo), quedaron poco más de 300 Ha en los años 60, convirtiendo el Priorat en una región denostada.

 

priorat-600

 

Una viticultura estoica

El estoicismo, fundado por Zenón de Citio, fue la última gran escuela de filosofía del mundo griego en ser fundada. Precisamente podríamos asociar el pensamiento estoico de Cicerón la visión sobre la que se forja L’Ermita.

En Gratallops, en el extremo meridional del Priorat, el sol castiga el estrecho y escarpado terreno de laderas de pizarra sobre las que florecen milagrosamente las viñas. Al angosto paraje no accede maquinaria, solo hombres y animales, para así trabajar sobre la vereda un vino digno de maestro alquimista. El rendimiento es minúsculo, del orden de 1.000-1.100 kilos de uva por hectárea, y se recoge a mano, con sumo cuidado.

Este capricho enológico, está elaborado con garnacha de viñedos de más de 60 años y Cabernet Sauvignon de baja producción, entregando un vino singular, profundo, de gran fuerza y elegancia,

Un vino nacido de una viticultura estoica, sustentada en el rigor entregado a una región montañosa y exigente que devuelve el ingente esfuerzo con un terroir que aporta a sus vinos un marcado carácter y diferenciación. Sin lugar a dudas un vino memorable.

 

L’Ermita 2004

De intenso color cereza picota con ribetes violáceos, destaca la fruta negra madura. Como no podía ser de otra manera, las notas minerales están presentes, entregando en boca un vino amplio, con fino tanino y un final más fresco del que cabría esperar en un vino de sensaciones tan concentradas.

En la degustación llamó la atención, ya que lo consideraron diferente, lejos de lo acosumbrado y convencional. Era un panel de cata con tendencia a los vinos italianos y franceses “parkerizados”, de subregiones como SaintÉmilion y Pomerol  y, en el contexto del “nuevo mundo”, a los australianos, chilenos y sudafricanos. Es por ello que probar en primera instancia unos vinos españoles, de excelente calidad-precio, y como exceso final, un “flag ship” como L’Ermita 2004, fue el gran colofón para una semana enológica inolvidable. Como diría Dionisio, “vinos con los que aligerar la dureza de la vida”. Hedonismo en estado puro.

ermita-2004-el-gourmet-digital-600-peq-jpg

 

Siempre es apetecible organizar una cata y embriagarse de sensaciones como esta, degustando vinos singulares como L’Ermita 2004, con una historia que contar. Vinos memorables, forjados de una viticultura estoica y una enología que roza el romanticismo. 

Como podemos observar, nos encontramos ante un concepto único, un vino que traspasa la frontera de lo que es estrictamente un vino para convertirse en un objeto de deseo. Un ejemplo de vino español de impronta internacional, que en El Gourmet Digital hemos disfrutado, convirtiéndose en un capítulo destacado de nuestra esfera de conocimiento en el apasionante mundo del vino. 

 

firma-png-150-pix

Abraham Muinelo

IWS Consultores

468 ad

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This