¿Qué es un enólogo?. ¿Qué formación es necesaria?

¿Qué es un enólogo?. ¿Qué formación es necesaria?

Ene 27, 2017

 

Desde El Gourmet Digital, en nuestro compromiso de divulgación de la cultura del vino vamos a dedicar este artículo a la profesión de Enólogo. Para ello, incidiremos en la formación necesaria para desarrollar esta profesión legalmente regulada, así como el concepto de “habilitación para el ejercicio de la profesión”. Para una mejor comprensión, abordaremos el pasado reciente y la evolución de la profesión estás últimas décadas.

¿Qué es un enólogo?. 

Aunque la definición de la Real Academia Española sea una ambigua “persona entendida en enología”, nos encontramos ante una profesión compleja y legalmente regulada. Más allá de leer un mero tratado sobre enología y viticultura, el enólogo es el asesor técnico responsable de dirigir el proceso de elaboración del vino. Es el experto que supervisa en bodega, desde la plantación de la vid, su riego, cuidados, poda, hasta el proceso productivo, el almacenaje, análisis, conservación, embotellado, e incluso, en muchos casos, la comercialización del vino.

Según el artículo 102 de la Ley 50/98 que regula las distintas profesiones de 1) enólogo, 2) técnico especialista en vitivinicultura y 3) técnico en elaboración de vinos, el enólogo tiene la capacidad profesional para realizar el conjunto de actividades relativas a los métodos y técnicas de cultivo de viñedo y la elaboración de vinos, mostos y otros derivados de la vid, el análisis de los productos elaborados, y su almacenaje, gestión y conservación. Asimismo, se le reconoce la capacidad para realizar aquellas actividades relacionadas con las condiciones técnico-sanitarias del proceso enológico y con la legislación propia del sector y aquellas actividades incluidas en el ámbito de la investigación e innovación dentro del campo de la viticultura y de la enología.

El RD 595/2002 define al enólogo como el responsable técnico en las bodegas de elaboración de vinos e industrias afines y en las empresas y entidades suministradoras de medios o servicios para la producción de vinos y productos derivados y afines. Por tanto, el enólogo gestiona y controla todo el proceso, incluyendo los distintos apartados llevados a cabo en laboratorio.

A efectos prácticos, corresponde también al enólogo la investigación y aplicación de actuaciones innovadoras tendentes a la mejora de los procesos relacionados con la vinificación y las industrias de los productos de transformación (selección de variedades vitícolas, inoculación con cepas microbionas seleccionadas, producción de vinagre, etc.).

Haio Rioja 600

 

Como podemos apreciar, un enólogo es una profesión con una alta carga cientifico-técnica en la que son necesarias una importante base en matemáticas, física, química orgánica, bioquímica y microbiología enológica, fisiología vegetal, tecnología de la producción vegetal, procesos industriales, estadística, análisis sensorial, genética e incluso aspectos relacionados con el marketing y la comercialización que, como podemos apreciar, son asignaturas obligatorias en el Grado universitario en enología (link con el plan de estudios). Por tanto, estamos tratando un amplio espectro de profundos conocimientos teórico-prácticos sobre la viticultura y la enología, así como sobre la economía y la legislación vitivinícolas.

 

¿Qué formación es necesaria?

En la actualidad, para desarrollar esta profesión regulada hay que estar en posesión de la titulación universitaria de:

  • Licenciado en Enología (recientemente extinguida por el Plan Bolonia).
  • Grado en Enología. Titulación de 4 años (240 ECTS). (ver plan de estudios)

En su defecto, cabe la posibilidad de estar en posesión de lo que se denomina “certificado de habilitación profesional” otorgado por la autoridad competente de cada CC.AA. Fue un controvertido proceso de habilitación -al que dedicaremos un apartado específico-  ya que muchos profesionales titulados argumentaban que se estaban realizando certificaciones de experiencia profesional y/o docente que no cumplían con las funciones y atribuciones estipuladas.

 

600x-4-30kb

Historia de la profesión

La profesión de Enólogo comenzó a organizarse en España en el año 1965 con la creación de la Asociación Nacional de Enólogos, dependiente entonces del Sindicato Nacional de la Vid y posteriormente transformada en la Asociación de Enólogos de España con delegaciones regionales.

En aquellos años no existían estudios universitarios específicos de enología, por lo que la profesión la olían ejercer titulados universitarios de la rama de conocimiento (Ingenieros Agrónomos, Químicos, Biólogos, Ingenieros técnicos agrícolas…) que generalmente realizaban una formación específica de postgrado en enología y viticultura.

En algunos casos, también desarrollaban funciones similares los técnicos especialistas en vitivinicultura de formación profesional y en otros los propios bodegueros. Por ejemplo, en 1977 el RD 2329/1977 establecía la titulación de FP II de Técnico Especialista en Viticultura y Enotecnia, aunque cabe destacar que con anterioridad ya existían estudios similares en el campo de la FP. No obstante, era y aún es común que cualquier bodeguero o persona interesada en la materia que elabore vinos, se “autodefina” como enólogo.

A finales de los años 80, el panorama vinícola español comenzó un proceso de modernización con la finalidad de mejorar su imagen, técnica y calidad de sus productos. Para ello se reguló la formación de enólogo.

El primer paso fue en 1991, al implantarse la exigencia de una titulación universitaria del área de conocimiento científico-técnico para pertenecer a la asociación de enólogos y, el segundo, en 1996, cuando comienza a impartirse la licenciatura universitaria en enología, siendo la pionera la Universidad de la Rioja.

 

La Licenciatura en Enología

La licenciatura en Enología se implantó como titulación de 2º ciclo, es decir, dos cursos académicos 4º y 5º. Para el acceso era necesario tener determinados estudios universitarios.

Podían acceder, sin complementos de formación, los titulados (o quienes hubiesen aprobado el primer ciclo) de alguna de las siguientes carreras universitarias: Licenciatura en Química, Ingeniería Química, Licenciatura en Biología, Licenciatura en Farmacia, Ingeniería Agrónoma e Ingeniería Química, así como quienes se encontrasen en posesión del título de Ingeniero Técnico Agrícola, en cualquiera de sus especialidades.

 

Coexistencia de dos escenarios 

La nueva situación dio lugar a la existencia de enólogos de titulación y enólogos de ejercicio, por lo que fue necesario regular la profesión. Aparece Ley 50/1998 que establece que para ejercer la profesión de enólogo se exigirá el título de Licenciado universitario en Enologíacomo técnico especialista en diferentes aspectos teórico-prácticos sobre la Viticultura y la Enología, así como sobre la economía y la legislación vitivinícolas.

00 elgourmetdigital.com 900x400

 

Polémico proceso de habilitación profesional

Como es lógico, quienes no cumpliesen los nuevos requisitos -Licenciado en Enología– y viniesen desarrollando la actividad, no iban a ser apartados del ejercicio de la profesión. Es por ello que se estableció un proceso de habilitación en función de un anexo de actividades (tanto de carácter técnico como docente) y quienes demostrasen un período mínimo de 5 años, con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 50/1998, serían habilitados para el ejercicio.

En este aspecto es importante no confundir el concepto de habilitación profesional con equiparación, ni homologación. Por ejemplo, si una persona con certificado de habilitación profesional quisiese estudiar la titulación universitaria de enología, tendría que hacerlo por completo (salvo que tuviese otra titulación universitaria con la que pudiese convalidar asignaturas). Tampoco podría estudiar un máster universitario en enología ya que sería necesario tener una titulación universitaria, generalmente del área de conocimiento, para el acceso al máster. 

Como comentábamos, en esta primera fase de habilitación profesional se valoraba:

Docencia en materias relacionadas con la viticultura o enología durante un período mínimo de cinco cursos académicos con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 50/1998, de 30 de diciembre, en Facultades, Escuelas Técnicas o Politécnicas Superiores, Escuelas Universitarias o Escuelas Universitarias Politécnicas o centros de formación profesional de grado superior o de segundo grado, legalmente reconocidos.

Actividad técnica en materia de viticultura, en centros dependientes o vinculados a las distintas Administraciones públicas, tales como consejos reguladores de las denominaciones de origen, centros de experimentación, estaciones enológicas y Consejo Superior.

 

600x-4-30kb

 

Posteriormente el RD 595/2002 desarrolla el perfil profesional del enólogo. No obstante, para respetar los derechos adquiridos por los que habían ejercido anteriormente la profesión se llevó a cabo un proceso que se reguló mediante la Resolución del MAPA de 7 de Julio de 2004.

El proceso de habilitación profesional era necesario para normalizar la situación de muchos profesionales que, sin tener la formación reglada, habían venido desempeñado la profesión (docente, investigadora y/o técnica-profesional). Es por ello que se  llevó a cabo -no sin polémica y acusaciones de nepotismo e irregularidades administrativas- en las diferentes comunidades autónomas durante los años 2005 a 2007.

Muchos profesionales que habían realizado labores como enólogos pero con contratos por debajo de su categoría profesional no pudieron justificar la experiencia. El caso contrario fue el de algunos empresarios bodegueros que con conocimientos básicos como uso el de levaduras, tanque de fermentación y filtrado (o incluso con personal contratado que realizaba la totalidad del proceso), sí justificaron su actividad. Igualmente en el caso de operarios que hacían analíticas del vino y consiguieron una habilitación profesional para la cual sería necesario un rango mucho mayor de conocimiento, lo que generó polémicas y agravios comparativos.

También se dieron casos en los que se utilizaron contactos empresariales y/o políticos para justificar experiencia docente y profesional y otros en los que interesados se empadronaron en otras CC.AA donde las exigencias eran más laxas o tenían algún tipo de influencia. No fueron pocos los profesionales que discrepaban con el proceso habilitante y consideraban que debería llevarse a cabo, para una mayor garantía, un examen de aptitud. Es por ello que las dudas emanadas del proceso de habilitación dio lugar a un cajón de sastre que, en cierta manera, ha contaminado el prestigio de la profesión y adulterado el mercado laboral.

 

el-gourmet-digital-600x

 

Sin lugar a dudas, hay excelentes profesionales de la enología habilitados (ingenieros, químicos, etc) sin la titulación específica en enología (básicamente porque hasta finales de los años 90 no existía), así como técnicos de formación profesional con dilatada experiencia en la materia. Simplemente se ha llevado a cabo una seria regulación de la profesión con un proceso de habilitación (que no homologación) que generó mucha controversia. Cabe destacar que esta vía se encuentra ya cerrada desde hace más de una década y en la actualidad sólo mediante la formación universitaria específica se accede a  la profesión de enólogo.

 

El Gourmet Digital 600 jpg

Otros estudios universitarios relacionados con la enología

En este apartado hablaremos de los másteres y cursos que, independientemente de la titulación universitaria habilitante de Grado o la extinta licenciatura, imparten algunas universidades. En este apartado es importante diferenciar títulos universitarios oficiales de títulos no oficiales (o los denominados “títulaciones propias”).

Másteres oficiales 

Al ser estudios oficiales, corresponden con el nivel 3, máster, del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES) y se corresponde con el Nivel 7 del Marco Europeo de Cualificaciones (EQF). En todos ellos hay una comisión académica que realiza la entrevista y los procesos de selección. Además, se exige cierto dominio del inglés para la elaboración de trabajos y presentaciones, así como para el seguimiento de algunas clases que pueden ser impartidas en este idioma. A continuación exponemos algunos de los ejemplos más representativos. 

Máster universitario en Enología con una duración de 1,5 años (90 ECTS, 2.250 horas). Para el acceso a este máster oficial, es necesario cumplir unos requisitos de acceso, que pasan por estar en posesión titulación universitaria vinculada al área de conocimiento; graduado en Ingeniería Agroalimentaria, Ingeniero Agrónomo, Ingeniero Químico, graduados o licenciados en: Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Enología, Ciencias Químicas, Ciencias Biológicas, Ciencias Medio Ambientales, Nutrición y Bromatología, Biotecnología, Farmacia, Bioquímica, así como Ingeniero Técnico Agrícola en sus diferentes especialidades. 

Máster Universitario en Viticultura, Enología y Gestión de la Empresa Vitivinícola (120 ECTS, 2 años) que habilita profesionales para las empresas del sector vitivinícola internacional, capaces de optimizar e innovar los procesos productivos de la vid y el vino, ofreciendo los conocimientos necesarios tanto en el aspecto técnico, tecnológico y económico, como de organización, estrategias de marketing y aproximación al consumidor. Además de las titulaciones mencionadas en el apartado anterior, admite Graduados en Ciencias Empresariales, en ADE o en Económicas. 

Máster Universitario en Enología Innovadora. (60 ECTS, 1.600 horas)Nos encontramos ante un caso especial ya que es un máster más interdisciplinar por lo que hace necesario complementos previos de formación (finanzas, fundamentos en análisis sensorial, fundamentos enológicos) en  función de la titulación de acceso y los criterios del comité de selección. Se imparte en instituciones como, por ejemplo, la Universidad del País Vasco (Euskal Herriko Unibertsitatea)El enfoque es estratégico para garantizar la competitividad en un mercado cada día más cambiante y complejo.

Máster Universitario en Bebidas Fermentadas (60 ECTS, 1.600 horas). De la universidad Rovira i Virgili, tiene 3 especializaciones. 1) Investigación en Enología y Biotecnología. 2) Ciencia y Tecnología de los Vinos Espumosos. 3) Ciencia y Tecnología de la Cerveza, aunque también permite la posibilidad de escoger un perfil genérico, sin especialidad. Cabe señalar que tiene un acuerdo de doble titulación con la universidad de Burdeos.

 

Másteres no oficiales o “titulaciones propias” 

Los títulos propios son formaciones sin validez oficial que promueven los departamentos de algunas universidades, siendo el mercado el que los valora en mayor o menor medida. La matrícula suele superar los 5.000 € y los criterios de acceso suelen ser más laxos para así completar las plazas. 

Dentro de este apartado de “titulaciones propias”, hay másteres con cierto prestigio como el máster “Viteno” que se imparte desde 1985 en la Universidad Politécnica de Madrid. Organizado por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (anteriormente conocida como la ETS de Ingenieros Agrónomos), su coste es de 8.100 €. También tiene sus detractores ya que, aunque orientado a titulados en carreras científico-técnicas, admite todo tipo de titulaciones. Un valor añadido es la asistencia, como ponentes, de numerosos profesionales del sector.

Otro ejemplo destacable, que suma un enfoque al área de gestión, es el “Máster en Viticultura, Enología y Dirección de Empresas Vitivinícolas” organizado por la Fundación universidad de La Rioja. Especialmente recomendado para titulados universitarios en agronomía, biología, química o farmacia, el importe de su matrícula es de 3.950 .

Un caso que generó cierta polémica fue el  desaparecido  Máster de Viticultura y Enología de la universidad de Vigo. Se impartió durante tres ediciones en la facultad de ciencias del campus de Orense (universidad de Vigo) y contaba con 21 plazas. Según nos informan, vía oficial, para obtener el título de máster había que estar en posesión de una titulación universitaria, teniendo preferencia de acceso aquellas del ámbito científico-tecnológico. 

Existe una especia de “plataforma” de profesionales del ramo informando sobre este máster, ya que la polémica vino dada porque en esta facultad también cabía la posibilidad de cursar, de forma paralela, un curso denominado “Especialista en Viticultura y Enología” que estaba abierto a cualquier persona interesada en la materia (aunque no tuviese titulación universitaria ni fuese alumno universitario). Esto fue algo muy cuestionado ya que algunos titulados universitarios consideraban que, aunque fuese una formación no oficial, adulteraría el mercado con “especialistas por la universidad” que, con un mero curso, parecerían titulados universitarios de posgrado dando lugar a confusión con otras formaciones oficiales o la sensación de haber cursado previamente una titulación universitaria relacionada. Hay que recordar que hablamos de universidades públicas que consumen ingentes recursos del erario, por lo que uno de sus fundamentos es promover y garantizar una alta profesionalización.

Este desconocimiento del mercado en cuanto a las diferentes formaciones en enología, así como la existencia de cursos no oficiales, conformó el perfecto caldo de cultivo para la “picaresca”. A ella se sumaron algunos sumilleres y/o personas que cursaron este tipo de cursos y que en sus CV o en sus catas y charlas, se presentan como  “Máster en enología por la universidad de Vigo” (o incluso en otros casos como enólogos). Como hemos mostrado, además de ser una formación NO OFICIAL, sin un título universitario para el acceso al máster, no es posible obtener ese título. Estos hechos crearon cierta controversia entre profesionales del sector que han contactado con nosotros e incluso en asociaciones de enólogos a las que les llamaba la atención que los medios de comunicación, las propias DD.OO o las empresas organizadoras de eventos no contrastasen la existencia de estos títulos antes de publicar extractos de CV en sus webs, presentaciones o noticias.

Imaginen este caso real. Un ingeniero agrónomo o un Ingeniero Químico que pasan 7,2- 8 años (media oficial) estudiando su carrera a los que suman 2 cursos de la Licenciatura en enología (2,4-2,8 años más) para ser enólogos y al lado una persona sin titulación alguna, que ha hecho un curso de enología, no oficial, en una universidad y que afirma ser “enólogo y/o máster en enología por una universidad”.Es por ello que varias asociaciones y profesionales informan sobre estas irregularidades y tratan de divulgarlas para que el consumidor, las D.O. y los medios, estén informados de estos engaños y se soliciten los títulos. 

Además, muchos -sobre todo aquellos que han invertido años de esfuerzo en formación universitaria- consideran estos hechos como una competencia desleal y no ven ético ni profesional contratar -en muchas ocasiones con ayudas de dinero público para las promociones-, a profesionales sin contrastar la veracidad de los títulos que afirmaban tener. 

Es evidente que el concepto es difuso y muestra cierto perjuicio que algunas universidades han generado, en lugar de promover una profesionalización basada en rigor y sólidos conocimientos que redunde en el prestigio de las titulaciones. Cuanto menos ese era el espíritu del legislador cuando hace casi 20 años se publicó la Ley 50/98 que regula las distintas profesiones en viticultura y enología o cuando, en 1996, comenzó a impartirse la licenciatura universitaria en enología.

 

 

refractometro-600

 

Dejando el tema de los másteres oficiales y no oficiales atrás, ya para nota, debemos mencionar que algunos planes de estudios relacionados tienen la posibilidad de cursar asignaturas formando itinerarios especializados en enología y vitivinicultura. Tal es el caso del actual Máster universitario en Ingeniería agronómica (90 ECTS, 1,5 años, 2.600 h) que presenta la posibilidad de cursar 6 asignaturas. Incluso cabría la posibilidad de dedicar el Practicum y el Trabajo/Proyecto final de Máster orientado a la viticultura y la enología.

Otro caso, generalmente desconocido, es la extinta Licenciatura en Ciencia y Tecnología de los alimentos que contaba con la posibilidad de cursar un itinerario con asignaturas de viticultura y enología, por lo que también podemos encontrar enólogos – siempre vía habilitación por el proceso explicado anteriormente- con esta titulación trabajando en bodegas. El actual grado universitario también permite esta opción.

En la misma línea se encuentra el Grado Universitario en Ingeniería Agroalimentaria que permite configurar un itinerario con asignaturas como Viticultura, Enología, Bioquímica y microbiología enológicas, análisis y control de vinos o biotecnología microbriana.

No obstante, el concepto fundamental es que, en la actualidad, y tras la reciente extinción del plan de estudios de Licenciado en Enología, a la profesión regulada de enólogo sólo se accede mediante el título de Grado universitario en enología (ver link con el actual plan de estudios), siendo los másters oficiales e itinerarios de algunas carreras un concepto diferente.

 

El Gourmet Digital 2 600 jpg

 

Estudios no universitarios relacionados

Aquí ya entran en juego empresas de formación privada, escuelas de hostelería, etc por lo que se abre la caja de Pandora en cuanto a estrategias y eufemismos – e incluso, en algunos, casos publicidad engañosa- en materia de enología para así captar alumnos. Incluso algunas universidades privadas se prestan al modelo de negocio de las entidades y permiten poner su logo en el diploma (siempre como titulación propia, no oficial) o su publicidad bajo el ambiguo texto “formación avalada por la universidad….”.

Un ejemplo era el extinto “Máster en Viticultura, Enología y Marketing (Grupo Torras)” que podemos ver en cientos de CV en internet. Según varios profesionales de la enología con los que hemos contactado, llamarle a este curso “máster” ha perjudicado la imagen del sector. Era una formación de tan sólo 200 horas lectivas que estaba promovida por el despacho de abogados Torras & Asociados y la colaboración del Ayuntamiento, el Consejo Regulador de la D.O Ribera del Duero y Caja Duero. Se impartía en un centro cívico de la localidad,  y estaba articulado en varios seminarios monográficos de 12 horas de duración que se celebraban durante los fines de semana con una periodicidad quincenal. Estaba dirigido a cualquier interesado y no había exámenes como tales.

Máster en Viticultura, Enología y Marketing del vino de la Escuela Félix Jiménez (Requena, Valencia). En este máster no había requisitos de acceso por lo que podía ser cursado por cualquier interesado. Constaba de 180 horas y tenía un coste de 1.995 €.

Como podemos observar, contrastan con los actuales másteres universitarios en enología de cerca de 1.800 horas en un caso y 2.700 horas en otro, con criterio de acceso vía titulación y expediente universitario, impartido por doctores universitarios, con más de 20 exámenes oficiales, prácticas en laboratorio, prácticas en empresa y presentación de un proyecto final ante un tribunal académico.

En el sector de la hostelería también nos encontramos con varios casos muy llamativos. Quizás el más representativo es el de una entidad formativa on line llamada Escuela de Hostelería y Turismo ESAH. En su propia web, al lado de “másteres en pastelería” o “másteres en gastronomía”, nos encontramos con el llamativo nombre de “experto en enología técnica” cuyo diploma es expedido -evidentemente sin ninguna validez oficial- por esta escuela y apoyado por una universidad llamada San Jorge. Cabe destacar que hay dos conocidos sumilleres que se presentan, tal como podemos ver en sus entrevistas en los medios, como “máster en enología técnica” por la mencionada universidad, algo que como ya sabemos, no es posible ya que ni es el nombre del curso, ni tampoco es posible un máster firmado por una universidad, aunque sea no oficial, sin una titulación universitaria previa. Se estarían tirando piedras contra su propio tejado y, además, se perdería la esencia de la formación universitaria, ya que nadie estaría 4-5-6 años de su vida estudiando una formación reglada si existiesen atajos tan beneficiosos como los mencionados.

Otro ejemplo son algunas conocidas controversias generadas en twitter con el sumiller Guillermo Cruz, cuando algunos entendidos le preguntan a qué se refiere con el “máster en enología técnica” que sostiene tener en algunas entrevistas que se pueden leer en internet. Suele contestar que se refiere a un “postgrado  en enología por la Universidad San Jorge”. A continuación, algunos usuarios recalcan que para hacer un postgrado, como su nombre indica, es necesario tener un grado universitario y le preguntan cual tiene. No contesta.

Otros informan que el curso al que se refiere no es un “postgrado, ni un máster, ni un título universitario” sino un mero curso, sin validez oficial, que imparte, on line,  una Escuela de Hostelería y Turismo (ESAH) y que también firma la mencionada universidad, lo que no implica ni estar matriculado ni ser una formación oficial. Tras aportar esta información, son bloqueados, tal como hemos constatado.  Con este ejemplo se muestran las falacias existentes incluso en escenarios de primera línea, desinformación que le hace un flaco favor a una profesión regulada y universitaria. 

Asimismo, en el apartado de salidas profesionales de estos cursos de hostelería citan un difuso “enotécnico en bodegas” y en casos de otras escuelas de similar concepto van más allá y mencionan “enólogo en bodegas”. Como podemos apreciar, es publicidad engañosa ya que la formación de enólogo es una formación regulada a la que se accede tras cursar un Grado universitario de 4 años de duración incluyendo la correspondiente presentación de un TFG ante un tribunal académico.   

Dentro de esta línea más cercana a la sumillería, cabe destacar que existen empresas privadas (en ocasiones bajo nombres que aparentan ser organismos públicos), que imparten, entre otros, cursos de sumiller (la matrícula ronda los 4.500 – 5.000 €) o los denominados “certificaciones en la cultura del vino” (nivel básico, avanzado y experto). Estos certificados culturales dan lugar a interesantes debates en redes sociales y foros especializados, donde se pueden leer argumentos como “una sola asignatura universitaria en materia de enología y/o viticultura, con sus preceptivos exámenes, equivaldría a 30 cursos nivel experto como los mencionados”. Como podemos apreciar, aquí ya entramos en el subjetivo campo de la imagen proyectada y el modelo de negocio.

 

¿Dónde estudiar el Grado en Enología?

Universidad de Extremadura. Facultad de Ciencias. Badajoz (Badajoz) 

Universidad de Cadiz. Facultad de Ciencias Químicas. Puerto Real (Cádiz)

Universidad de La Rioja. C.E. Científicas y Técnicas. Logroño (La Rioja)

Universidad de Valladolid. E.E.T.S.I Agrarias. Palencia (Palencia)

Universidad Rovira i Virgili. Facultat de Enología. Tarragona (Tarragona)

 

Conclusiones finales 

En la actualidad, para ser enólogo se debe obtener título de Grado universitario en Enología, que aporta la formación científica, tecnológica y socio-económica para el ejercicio de la profesión. El Grado ha sustituido recientemente al título de Licenciado en Enología.

Existen másteres universitarios de carácter oficial (no confundir con titulaciones propias de universidades y centros de formación privados) como, por ejemplo, el Máster universitario en Enología (90 ECTS, 1,5 años) o el Máster Universitario en Viticultura, Enología y Gestión de la Empresa Vitivinícola (120 ECTS, 2 años). Para cursarlos hay que estar posesión de una titulación universitaria relacionada e incluso, en algunos casos, superar complementos de formación. Estos másteres forman a profesionales altamente especializados en las materias pero NO son habilitantes por si mismos para la profesión regulada de enólogo.

Existen instituciones privadas, escuelas de hostelería, etc que imparten cursos de “experto en enología”, para los cuales no exigen formación previa en la materia. Varios de sus egresados afirman tener, como podemos ver sus charlas, catas, entrevistas y/o CV en internet, un “máster en enología” o un “máster en enología técnica”.

Una vez más, desde las webs El Gourmet Digital e InnoWine esperamos haberos acercado un poco más al apasionante mundo del vino en nuestra misión divulgativa en pro de la profesionalización, prestigio, honestidad y aumento de la competitividad del sector.

 

 

Abraham Muinelo cv-master-copia

IWS Consultores

B&Q Consulting

468 ad

10 comentarios

  1. Víctor /

    Gracias Abraham. Ante todo agradecer el detalle del articulo, es muy completo.
    Una par de dudas: en caso de tener como formación licenciatura/ingeniería química o agrónoma y querer entrar en el sector para trabajar como enólogo, cual es tu recomendación: cursar un master aunque no sea oficialmente considerado un enologo, o realizar el grado y convalidar el máximo de asignaturas.
    ¿A que master de los mencionados en el artículo de asemeja más el master realizado por la URV de bebidas fermentadas?

  2. Abraham innowine /

    Hola, Víctor. Te comento. Si lo que quieres es trabajar como enólogo, te recomiendo cursar la titulación (actual Grado) y convalidar el máximo de asignaturas posibles. Como sabes, los másteres oficiales en enología NO tienen atribuciones profesionales. No cabe duda de que son muy completos e interesantes, pero en algunos casos, al no solicitar titulación específica de acceso (área científico-técnica relacionada), parten de una base más cuestionable ya que comenzarán por explicar cosas, que en otras carreras ya ha superado asignaturas anuales en la materia. El sector (y las bodegas serias), ante las nuevas incorporaciones, ya solicitan Licenciados o Grados sí o sí. Además, se ha tecnificado mucho todo esto…

  3. Abraham innowine /

    Sé que si alguien es ya titulado puede parecer “un paso atrás”, máxime ante la palabra “máster” (que no olvidemos que muchos que dicen ser máster son personas sin titulación alguna que hicieron unos “másteres” hace unos años de 200 horas a los que podía acceder cualquiera). Hay que cambiar la mentalidad y hoy en día, quien quiera ser enólogo debe ir por el “libro”. Y el libro lo marcan las atribuciones profesionales. Otra estrategia es si quieres dedicarte al mundillo, te haces un máster oficial, te bregas por el sector, te formas técnicamente por tu cuenta y optas por elaborar el día de mañana tu propio vino. Puedes llegar a un acuerdo con una bodega, alquilar un par de depósitos, etc… No es una opción “descabellada” y tendrías una formación solvente.

  4. Yo el máster del URV, aunque sea oficial, no lo haría. Se han metido en algo demasiado generalista “fermentadas” y ya está el sector del vino lleno de “ambigüedades”, intrusismos y gente que dice ser enóloga sin serlo, como para andar con másteres “inespecíficos”. Creo que la URV en su afán por ampliar target (y meter cerveza) se ha equivocado. Han hecho la parte de “marketing” cual buena escuela de negocio con el acuerdo de “doble titulación con la universidad de Burdeos” pero lo han estropeado con “bebidas fermentadas”. Hablando de másteres oficiales (los que recomiendo), si tienes titulación específica haría el de la UPV (de los pocos que las piden en la criba), lo cual ya da cierto prestigio. El “problema” es que son 90 ECTS. O si se busca uno de 60 ECTS y liquidarlo en un año intenso el “máster en Enología Innovadora de la Universidad del País Vasco. Pero el de la UPV es el más específico y con un espíritu más “enológico”. Si te fijas la UR ni la UPM tienen máster oficial. Quizás se deba a que sus másteres y postgrados “propios”, bastante caros y abiertos a titulados en general, les dejan mayores beneficios. Un cordial saludo.

    • Víctor /

      Jo, Abraham menuda aclaración te lo agradezco de corazón, me esta siendo realmente útil. Las opciones están bien claras entonces: o bien el master en enologia convalidando el máximo de asignaturas o bien alguno de los masters oficiales de la UPV que pide requerimientos cientifico/técnicos a los participantes. Complicado el finiquitarlo en un único curso…me tocará estudiar(otra vez). Gracias de nuevo. Un abrazo.

  5. Josemari /

    Hola. Tengo una duda. Como Ingeniero Agrónomo, tenemos competencias para elaborar vino, la vid, etc. Claro que depende de cómo se haya ido especializando uno durante la carrera. Mi pregunta es si podemos elaborar vino. Yo creo que sí, pero a veces, surge alguna controversia con enólogos que no han venido de las ramas agrarias.

    • Abraham innowine /

      Hola, Jose María. Como Ingeniero Agrónomo puedes elaborar vino. Y venderlo. Simplemente tienes que cumplir con la normativa alimentaria. Otra cosa es que las bodegas cada ves exigen Grados y/o Licenciados en enología y/o que te quieras dedicar a varias bodegas. Aún así, sería perfectamente factible que fueses el director técnico de una bodega e hicieses los procesos que considerases oportunos. Y sin necesidad de ser Agrónomo, es decir, los extintos ingenieros técnicos agrícolas (ahora Grados) en su especialidad industrias agrarias y alimentarias podían proyectar bodegas. Es más, esos proyectos, algunos bastante complejos (construcción de las naves enteras, sistemas trifásicos, instalaciones de frío, implementación, etc…) eran una de las estrellas en los proyectos fin de carrera…

  6. Alto y claro , por fin…
    Mil Gracias elgourmetdigital.com

    • Abraham innowine /

      Y, como puedes apreciar, bastante documentado ;-). Bien sabes que hay mucho esfuerzo y formación científico-técnica, a nivel universitario, detrás de un enólogo para que muchos se la saquen de la chistera…

    • Abraham innowine /

      Si un administrativo, para que le contraten y/o tener mayor credibilidad en las formaciones, dice ser economista, llamaría la atención y le considerarían un farsante. Pues así debería de ser en el tema que nos ocupa… 😉

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This