Select Page

Los orígenes de la barrica

Los orígenes de la barrica

En la actualidad las barricas, ya sean de roble francés o americano (aunque también se usan en menor medida de roble húngaro y español), acacia, cerezo pino o castaño están totalmente instauradas en el mundo del vino y sin ellas no lo concebiríamos tal y como lo entendemos. 

No obstante, para comprender la esencia de la barrica es conveniente conocer su origen y evolución en el tiempo, desde sus precursores, las ánforas, hasta las modernas barricas de la actualidad.

El Ánfora

Fue el primer envase utilizado no sólo con fines de contener un producto, sino de transportarlo. Nace con fines comerciales, bajo la necesidad del naciente intercambio de productos que se daba en el Mediterráneo.

Ánfora viene del latín amphora y ésta del griego amphoreus. Ampho significa ambos, en referencia a las dos asas que presenta la vasija, por lo que significa vaso grande de dos asas. (ámphoreus/ “portar por ambos lados”)

Estos recipientes cerámicos de gran tamaño y largo cuello aparecieron por primera vez en el siglo XV a. C, en las costas de Siria.

Knossos (Creta)

Antiguamente, griegos, fenicios y romanos comerciaron aceites, perfumes y vino en ánforas de barro, frágiles, difíciles de manejar y en las que el líquido no mantenía contacto con el exterior. Cabe destacar que en aquel contexto histórico, las ánforas también presentaban ciertos beneficios.

Ánforas en un barco romano

 

Historia de la barrica

La utilización de recipientes de madera para la conservación y transporte de los vinos y licores se atribuye a los franceses, aunque pocos saben que esa utilidad ya se la daban los antiguos pueblos productores de cerveza.

Así pues, la barrica fue inventada por los celtas y adoptada por los romanos, como lo certifican los bajorrelieves de escenas de Villalcazar de Sirga, en en Tierra de Campos, entre Frómista y Carrión, donde podemos ver los barriles sobre las embarcaciones, datados en el siglo I a. C.  Este es el documento gráfico  más antiguo e importante que disponemos, del uso y transporte del vino.

Bajorelieve de Sirga, Siglo I

 

A mediados del siglo I a. C la Republica romana sometió la Galia (con el permiso de René GoscinnyAlbert Uderzo, creadores de Asterix y Obelix) y observaron cómo los galos almacenaban y transportaban la cerveza en barriles de roble.

A partir de ese momento, las legiones romanas adoptaron este método para transportar el vino en sus expediciones de conquista. Cabe desacar que la expansión del imperio romano jugó un papel fundamental, tanto en el desarrollo del conocimiento, como en la tecnología de la producción el vino. Fue durante la ocupación romana de la Galia, cuando se establecieron viñedos para así obtener vino para los soldados.

Sala de barricas del Chateau Cheval Blanc

 

Como podemos observar, el uso de los barriles para el almacenamiento y trasporte fue un hito, ya que las ánforas presentaban limitaciones para su transporte vía terrestre, en carros. Además, la gran cantidad de robles que había en Europa, la relativa facilidad  para manejar este tipo de madera, así como las características beneficiosas que le aportaban al sabor del vino, hicieron del barril de roble, el continente ideal para el transporte y almacenamiento del vino.

A su vez, los comerciantes y productores siguieron el ejemplo del ejército sustituyendo las ánforas por barriles, ya que pesaban menos, eran más resistentes, podían rodar y, además, permiten la oxidación y aportan sabores, olores y matices del vino. Lo descubrieron tras comprobar como barriles de roble enviados a largas distancias habían mejorado sus características al llegar a su destino.

Tras la caída del imperio romano la barrica cayó en el olvido y solo era utilizada por los monjes o religiosos cristianos. Con la llegada de los europeos a América, comienza a extenderse el uso de nuevo de la barrica.

Con la aparición del vidrio, la barrica pasa de ser un recipiente de transporte a ser un recipiente de crianza.

Y esta es la explicación de cómo y por qué se comienzan a usar los barriles de roble en lugar de ánforas para el transporte y almacenamiento del vino.

Como siempre, desde El Gourmet Digital, esperamos haberos acercado un poco más a la ancestral cultura del vino, en este caso, adentrándonos en los orígenes de la barrica.

About The Author

Abraham Muinelo

Director de IWS Consultores, consultoría estratégica orientada a la ingeniería de desarrollo de negocio, marketing intelligence y comunicación. Ingeniero en Industrias AA.AA. y máster en organización industrial (UB). Amplió su formación empresarial con estudios de ADE (USC) y con el Máster Universitario en Dirección de Empresas (USC). Máster en Gestión de Sistemas de Calidad (Universidad de Barcelona). Máster en PRL (UB). Cursos de management en escuelas de negocio; IE, EOI, IESE, Abanca, EF y London School of Economics. Profesor en cursos de postgrado universitario (dirección estratégica, compliance, marketing intelligence y protección de datos) en universidades y escuelas de negocio. Director del comité de compliance en el sector agroalimentario de la World Compliance Association. Juez nacional en torneos de debate. Articulista en análisis económico, dirección estratégica y enogastronomía en diversos medios de comunicación. Creador de las webs elgourmetdigital.com, elgourmet 3.0 e Innowine.es.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This