Moldavia (oficialmente República de Moldavia) es un pequeño país situado entre Rumanía y Ucrania. Este territorio, habitado en la antigüedad por los dacios, se  llamó Besarabia hasta la anexión por parte de la Unión Soviética en 1940, por lo que el nombre de Moldavia se refiere a la república actual y deriva del nombre del río Moldova.

Como anécdota histórica, cabe destacar que durante la época soviética, Moldavia y Georgia eran conocidos como las “bodegas del imperio comunista”, siendo sus vinos muy apreciados.

Aunque en los últimos años de la ocupación el país fue industrializado y la agricultura perdió peso frente a la industria y al sector servicios, los vinos moldavos son internacionalmente conocidos y en la actualidad  es el principal producto de sus exportaciones.

 

En Chisinau, la capital  moldava, se celebra a principios de octubre el Festival Nacional de Vino. Durante su evento de inauguración una multitud de gente bordea la avenida principal admirando el desfile que recuerda las diversas costumbres antiguas de la vitivinicultura local y posteriormente disfruta de espectáculos artísticos de música y danzas alusivas a festividades tradicionales de la vendimia.

Desconocido para el gran público, en este pequeño país, de apenas 4 millones de habitantes, se encuentran algunas de las bodegas más impresionantes del mundo.

Más del 70% de los vinos almacenados son tintos, el 20% son blancos y un 10% son dulces.

Así pues, en Moldavia podemos encontrar bodegas relativamente nuevas que unen la tradición y experiencia artesanales con las nuevas tecnologías para conseguir vinos de personalidad definida.  En esta línea, destacan las wineries Milestii Mici, Cricova y Purcari como máximos exponentes de un destino vinícola de gran potencial.

 

Milestii Mici Winery 

A 15 kilómetros al sur de la capital de Moldavia, Chisináu, nos encontramos con esta impresionante bodega con 250 kilómetros de galerías (55 km dedicados a fines tecnológicos) llenas de barricas y una colección de casi dos millones de botellas de vino.

Su historia reciente data de 1969, cuando se fundó State Enterprise Quality Wines Industrial Complex “Milestii Mici”, con la finalidad de almacenar, conservar y madurar los vinos de alta calidad.

La arquitectura original recuerda a los castillos feudales con grandes cascadas y extensas galerías.

 

La zona de almacenamiento es espectacular e incluso podemos encontrar antiguas mazmorras. Las paredes de este universo vinícola están recubiertas con piedra caliza, proporcionando un ecosistema ideal de almacenamiento para mantener una humedad constante de 85-95% y una temperatura 12 °C-14 °C durante todo el año.

En el año 2007 recibió el premio Guinness a la bodega más grande del mundo 

 

Las barricas son traídas de Ucrania, Rusia, Francia o fabricadas en la propia Moldavia y las variedades más utilizadas son Pinot Noir, Cabernet, Merlot, Sauvignon, Rosé y Chardonnay.

 

A lo largo del extenso recorrido podemos encontrar túneles, pequeñas cavas, oscuras cuevas y almacenes, así como salas de degustación

Sin lugar a dudas, en El Gourmet Digital hemos disfrutado la visita y aumentado nuestro conocimiento sobre los vinos del mundo.