¿Por qué se cambiaron las ánforas por barriles de roble?

¿Por qué se cambiaron las ánforas por barriles de roble?

Jun 23, 2016

Ánfora significa vaso grande de dos asas. Proviene del latín amphora y ésta del griego amphoreus. Ampho significa ambos, en referencia a las dos asas que presenta la vasija.

Estos recipientes cerámicos de gran tamaño y largo cuello aparecieron por primera vez en el siglo XV a. C, en las costas de Siria. Cabe mencionar que el Ánfora nace con fines comerciales, bajo la necesidad del naciente intercambio de productos en el Mediterráneo. Fueron empleadas por los egeos, en la ciudad cretense de Knossos y más tarde por los antiguos griegos y romanos para el transporte y almacenamiento de uva, aceitunas, vino, aceite de oliva, cereales e incluso pescado. Debido a la extensión del vasto imperio romano, fueron de gran utilidad en el transporte productos para el abastecimiento de Roma.  

Knossos-Crete 600 50 kb

La gran ventaja que aportaban las ánforas es que su producción era sencilla y, además, eran fáciles de transportar en las bodegas de los barcos. Para ello se cubrían con arena y se enterraba parcialmente la parte cónica inferior. También se realizaban inscripciones con la cantidad y características de la mercancía que transportaban.

anfora mastr barco 600 63kb

Con la finalidad de que el vino no se filtrase a través de los poros de las ánforas, se les daba un baño interior de brea y se cerraban con un tapón de barro cubierto con una especie de betún hecho de brea, creta, aceite y otras materias grasas, para aumentar el tiempo de conservación.

Se conocía la edad del vino por las inscripciones que se ponían sobre las ánforas, que expresaban el año del consulado en que se había depositado, la cantidad y la especie de vino que había, lo que dio origen a la expresión de meliore, nota para indicar un vino más precioso y delicado, al que había que prestar mayor atención.

Anforas romanas 600 47

La existencia de Ánforas de Rodas aparecidas en Cádiz, Córdoba, Ampuras, Tarragona y Villaricos, muestran un comercio de importación de vino del Egeo en la Hispania Romana. Como podemos observar, las ánforas se utilizaron durante siglos para el transporte y almacenamiento.

¿Cuándo y por qué se comenzó a usar el barril de roble?

La barrica o tonel de madera ha sido utilizada, desde tiempos inmemoriales, como medio o envase para el almacenamiento y transporte del vino. Se atribuye su origen a los Celtas, que ya en la edad de hierro transportaban mediante toneles (al principio eran simples vaciados del tronco de un árbol a los que se daba forma) la cerveza y todo tipo de mercancías.

Herodoto hablaba del transporte de vino armenio a Babilonia en toneles de madera de palmeras. Los Romanos estaban acostumbrados al uso de ánforas y por ello dejaban constancia con asombro en sus relatos en cuanto conquistaban tierras que empleasen barricas como medio de transporte. No tardarían en aprender el noble oficio de la tonelería.

A mediados del siglo I a. C la Republica romana sometió la Galia (con el permiso de René GoscinnyAlbert Uderzo, creadores de Asterix y Obelix) y observaron cómo los galos almacenaban y transportaban la cerveza en barriles de roble. A partir de ese momento, las legiones romanas adoptaron este método para transportar el vino en sus expediciones de conquista. Así pues, la expansión del imperio romano jugó un papel fundamental, tanto en el desarrollo del conocimiento, como en la tecnología de la producción el vino. Fue durante la ocupación romana de la Galia, cuando se establecieron viñedos para así obtener vino para los soldados.

El uso de los barriles para el almacenamiento y trasporte fue un hito, ya que las ánforas tenían serias limitaciones para su transporte vía terrestre, en carros. Además, la gran cantidad de robles que había en Europa, la relativa facilidad  para manejar este tipo de madera, así como las características beneficiosas que le aportaban al sabor del vino, hicieron del barril de roble, el continente ideal para el transporte y almacenamiento del vino.

barricas1 600

El estudio de los hallazgos arqueológicos y de los testimonios escritos permite constatar cómo el tonel de madera desplazó a las ánforas de barro del transporte y almacenamiento del vino. Hoy en día esto parece lógico, habida cuenta de cómo se elabora el vino y de la fragilidad del barro, pero no era tan evidente si nos situamos en aquel contexto histórico y si tenemos en cuenta los rudimentarios toneles. 

Esto es debido al vino de la época, ya que entonces se avinagraba rápidamente. Para su adecuada conservación era necesario mantenerlo en recipientes sin contacto con el aire, lo que se podía lograr sellando perfectamente la boca del ánfora, pero no las barricas por su porosidad. Además, en el momento en que se vaciaban parcialmente el picado del vino se producía con celeridad.  

También debemos tener en cuenta que la madera de la barrica le comunicaba al vino el olor y sabor de sus componentes (de manera muy diferente a las barricas actuales), algo que en muchas ocasiones no era del agrado del consumidor.

 

El Imperio Romano

Así pues, el cambio de ánfora a barrica se vio favorecido sobre todo por la facilidad para el transporte, la expansión del imperio romano a zonas en las que había bosques, así como al problema demográfico. Sí, habéis leído bien. Las recurrentes crisis del imperio romano -sobre todo a partir del siglo II-, en las que la ciudad de Roma tuvo continuos problemas de abastecimiento, produjo la disminución de la población por epidemias y la dificultad de contar con suficientes esclavos para la agricultura y el comercio.

El Imperio Romano bajo poder de Trajano

Como la necesidad agudiza el ingenio, esto supuso avances tecnológicos y la adopción de medios más eficientes. Un ejemplo fue el empleo del molino de agua y otro, la utilización de las barricas para el transporte del vino, método mucho más práctico ya que eran ligeras, resistentes y podían rodar.

Desde ese momento, fin de la República y comienzo del reino de Augusto, hasta hace relativamente pocos años, puede decirse que todo el comercio del vino se hizo en barricas, y hasta tal punto fue importante que se estandarizó el volumen de las mismas para una mejor relación superficie-volumen. Así nacieron las botas jerezanas y las pipas de Oporto, de 500 litros, y la barrica bordelesa de 225 litros. Esta última fue la que se adoptó casi oficialmente en 1836.

No obstante, también debemos destacar que tras la caída del imperio romano la barrica cayó en el olvido y solo era utilizada por los monjes o religiosos cristianos. Con la llegada de los europeos a América, comienza a extenderse de nuevo su uso, ya que con el paso del tiempo descubrieron que, en ciertas condiciones, las barricas permitían la oxidación y aportaban sabores, olores y matices del vino. 

Esto fue debido, sobre todo, al comercio de vino por barco (la palabra tonelaje y significaba originalmente el número de toneles que un barco podía transportar), ya que comprobaron cómo barriles de roble enviados a largas distancias habían mejorado sus características al llegar a su destino.

Desde el punto de vista enológico esto dio lugar al nacimiento de nuevos vinos, la selección de maderas para las barricas, así como al florecimiento de zonas cuyos vinos soportaban el transporte a largas distancias.

Destacan en este aspecto los vinos blancos de elevada acidez natural, así como el nacimiento de los vinos fortificados, surgidos en los siglos XVI y XVII como resultado de la búsqueda de métodos para preservar el vino contra las condiciones perjudiciales que implicaba su transporte, desde los países europeos productores hasta los consumidores.

Una vez más, desde El Gourmet Digital esperamos haberos acercado un poco mas a la apasionante cultura del vino, en esta ocasión explicación cómo comienza y por qué se propaga el uso de toneles y barricas de madera en lugar de ánforas para el transporte y almacenamiento del vino

 

 

Abraham Muinelo

IWS Consultores

468 ad

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_home in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 456

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 468

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 476

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_not_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 485

Notice: Undefined index: efbl_do_not_show_on_mobile in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 493
Inline
<

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_home in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 456

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 468

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 476

Notice: Undefined index: efbl_enabe_if_not_login in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 485

Notice: Undefined index: efbl_do_not_show_on_mobile in /home/zdmccafk/public_html/elgourmetdigital.com/wp-content/plugins/easy-facebook-likebox/public/easy-facebook-likebox.php on line 493
Inline
<