Select Page

Los diferentes sistemas de valoración del vino usados por los expertos

Los diferentes sistemas de valoración del vino usados por los expertos

 

Estamos inmersos en un mundo cuantitativo en el que la valoraciones y clasificaciones se encuentran a la orden del día. Independientemente de su mayor o menor objetividad, no cabe duda de que tienen incidencia en la percepción de calidad y en los procesos de compra.

Mediante el uso de sistemas de puntuación, los críticos muestran su valoración acerca de la calidad del vino. Su objetivo es, en la mayoría de los caso, ayudar a los consumidores, coleccionistas o inversores en su toma de decisión.

rp 25

 

El origen de estos sistemas numéricos data del año 1959 y deriva de  los trabajos de los profesores Maynard A. Amerine y Vernon L. Singleton de la Universidad de California en Davis. Este sistema de 20 puntos, conocido también como Ficha Davis, estaba más enfocado al ámbito académico con la finalidad de evaluar vinos de una manera más técnica y objetiva.

En la actualidad, existen diferentes escalas de puntuación; La de 0-10, 0-20 y la de 50-100 puntos.

El sistema más utilizado a nivel internacional es la escala de 100 puntos, conocida también como sistema americano. Cabe mencionar que algunas publicaciones inglesas como Decanter Magazine y europeas de renombre, como Gault & Millau, utilizan el sistema basado en los 20 puntos.

 

1. Sistema de los 100 puntos (también conocido como sistema americano)

A pesar de que la cultura del vino en EE.UU tiene una historia relativamente reciente, el sistema americano de los 100 puntos es el más utilizado a nivel internacional. El sistema fue propuesto por Robert Parker y está inspirado en el método estadounidense de calificación escolar, en el que un 70% de acierto está cerca de reprobar, y un 100% es la excelencia.

Ha sido popularizado por las publicaciones Wine Spectator y por Robert Parker (Parker Points) en “The Wine Advocate”. Cabe mencionar que se rige bajo la máxima de subestimar la calidad del vino en lugar de sobreestimarla.

El sistema Parker sigue esta escala de los 100 puntos.

96-100  Excepcional: Un vino extraordinario, de carácter profundo y complejo, que posee todos los atributos esperados en un vino clásico de su variedad.
90-95    Excelente: Este es un vino sobresaliente de complejidad y carácter excepcional. Son vinos fantásticos para beber en el corto plazo.
80-89    De bueno a muy bueno: Este vino está por encima del promedio, que posee muy buenos atributos de fineza y sabor.
70-79    Bueno: Es un vino promedio, con poca distinción, excepto por su buena elaboración.
60-69    Inferior a la media
50-59    Inaceptable

Los puntos Parker se dividen así:

  • Cada vino tiene una base de 50 puntos. El color general y la apariencia del vino puede sumar hasta 5 puntos. (normalmente se le suelen dar 4 ó 5 puntos porque todos suelen estar bien hechos gracias a la tecnología actual y la labor de los enólogos).
  • Aroma y el bouquet se evalúa sobre 15 puntos, dependiendo del nivel de intensidad y la dimensión de éstos, así como la limpieza del vino.
  • El paso por boca y posgusto  reciben hasta 20 puntos.
  • Finalmente, la calidad global y el potencial de evolución futura asigna hasta 10 puntos.

* Los vinos que califica entre paréntesis son porque los ha probado directamente del barril y no desde la botella.

Siguen este sistema: The wine advocate, La Guía Peñin, Burghound, CellarTracker, Gilbert&Gaillard, Wine Enthusiast Magazine, Wine & Spirits Magazine y, entre muchos otros, los escritores especializados Bob Cambell, James Suckling o Stephen Tanzer.

 

La guía Peñín, una referencia en nuestro país, valora así:

95-100 Excepcional: Sobresale entre los de su tipo, añada y tipicidad de la zona. Impresiona extraordinariamente todos los sentidos. Complejo, lleno de registros tanto olfativos como gustativos producidos por el conjunto de los valores del suelo, variedad, elaboración y crianza; es elegante y fuera de lo común; es decir, alejado de los estándares comerciales y, en algunos casos, extraño para el gran público.

90-94 Excelente: Vinos con los mismos valores señalados en el apartado anterior, pero con menor relieve y claridad de matices.

85-98 Muy Bueno: Destaca por los matices adquiridos a lo largo de la vinificación y/o crianza o por los inherentes a la variedad de uva. Un vino de características específicas, pero sin destacar los valores del terruño.

80-84 Bueno: El vino responde plenamente a los rasgos exigibles a su tipo y zona vinícola algo más diluidos.

70-79 Correcto: No posee ningún defecto, pero tampoco ninguna virtud.

60-69 No recomendable: Un vino no aceptable en el que se pueden captar defectos que no dañan excesivamente a su conjunto.

50-59 Defectuoso: Un vino no aceptable desde el punto de vista lúdico. Puede

La Wine Spectator, revista con más de 300.000 evaluaciones:

95-100  Excepcional
90-94    Excelente
85-89    Muy Bueno
80-84    Bueno
70-79    Correcto
60-69    No Recomendable
50-59    Defectuoso 

 

2. Los sistemas de 20 puntos   

Como hemos comentado, el primer sistema de 20 puntos -divididos entre los aspectos visuales, aromáticos, de sabor, cuerpo y calidad general -, es conocido también como Ficha Davis, ya que lo desarrolló, en 1959, el Dr. Maynard Amerine del Departamento de Viticultura y Enología en la UC Davis. Se elaboró con enfoque académico con la finalidad de evaluar vinos de una manera técnica y objetiva.

El método original de la Ficha Davis es:

  • A la vista: turbio=0, limpio=1, brillante=2
  • Color: defectuso=0, ligeramente defectuoso=1, correcto=2
  • Aroma y buqué: vinoso=1, claro pero no varietal=2, varietal=3 o 4 [restar 1-2 puntos para aromas defectuosas, añadir 1 punto para buqué de botella]
  • Volátil: obvio=0, poco=1, nulo=2
  • Acidez total: demasiado alto/bajo según tipo=0, ligeramente defectuoso=1, normal=2
  • Dulzor: demasiado alto/bajo según tipo=0, normal=1
  • Cuerpo: demasiado alto/bajo según tipo=0, normal=1
  • Sabor: defectuso=0, ligeramente defectuoso=1, deseable para el tipo=2
  • Amargor/astringencia: elevado=0, ligeramente elevado=1, normal=2
  • Calidad general: nula=0, un poco=1, impresionante=2

Originalmente a estas escalas, se atribuyen las características del color, aroma y sabor, pero teniendo muy en cuenta las cualidades técnicas que incluyen el equilibrio de azúcares, ácidos, taninos y acidez volátil.

El actual sistema de 20 puntos (también conocido como sistema europeo), fue establecido por la revista y la guía francesa Gault-Millau desde 1970. Esta escala incluye los medios puntos y permite detallar con un máximo de 40 notas diferentes. El sistema consiste clasificar a cada vino en la categoría adecuada y después ofrecer suficientes matices para diferenciarlos.

El sistema con escala 20 puntos (existen variantes que incluyen medios puntos)

  • 19 y 20 Vino extraordinario, de clase mundial por su hondura, complejidad y potencial longevidad.
  • 18 y 17 Gran vino en todos los sentidos. Un clásico.
  • 16 y 15 Muy buen vino con equilibrio, fruta y estructura notables.
  • 14 y 13 Un buen vino, por encima de la media
  • 12, 11 y 10 Vino correcto.

Expertos y publicaciones que usan esta escala o similares: Gault & Millau, Jancis Robinson, Decanter Magazine, John Platter, La Revue du Vin y la revista Vinum.

 

TastingPour_450 ata

 

Para finalizar, cabe recordar que en cualquier valoración siempre habrá criterios subjetivos  que reflejan los gustos e interpretaciones personales del catador. No se trata de un evaluación científica, sino cualitativa y organoléptica. Esta información puede influir en la percepción del consumidor sobre el producto, por lo que debemos recordar que nada es mejor que nuestro propio espíritu crítico, formarnos, educar nuestros sentidos, pero siempre manteniéndonos fieles a nuestros gustos, a las sensaciones, y al placer que nos transmita cada vino.

 

 

Abraham Muinelo

IWS Consultores

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This